Si supieras quién camina a tu lado, por esta senda que tu mismo has elegido,
no volverías a tener miedo ni duda nunca más.
Confía. Estás a salvo.